Las tendencias de la temporada de fiestas de 2019

 

Ya hay previsión de las tendencias de la temporada de fiestas de 2019. Al menos, sobre el papel. Habrá muchas compras, la gente se va a animar a gastar y tanto marcas como retailers ya saben que cuando el año llega a término siempre debe encontrarse el momento para pensar en una nueva estrategia de ventas y marketing.

Ya en 2018 hubo un notable incremento de las ventas en el mes de octubre, es decir, mucho antes de que llegasen las Navidades, las fechas más propicias para el consumo. ¿A qué pudo ser debido? Parece que los acuerdos lanzados por retailers y marcas aprovechando el Black Friday funcionaron de forma óptima. Y es que siempre hay personas dispuestas a comprar.

Este año la idea es ir un poco más allá en la investigación del comportamiento de los consumidores. Está claro que vendrán a comprar durante las fiestas, pero ¿y en cuanto pasen las fiestas? ¿regresarán? Un nuevo informe se ocupa de dar respuesta a estas preguntas. Porque además de lo expuesto hay que entender que vivimos en un mundo en el que cada vez podemos obtener casi cualquier cosa con una entrega más rápida y a un precio más competitivo. ¿Cómo recordar todos esos elementos? Pues preguntando a miles de consumidores y cientos de marketers para que nos cuenten cómo se aseguran de que las ofertas de la época de fiestas no sean lo único que hace que la gente vuelva a comprar.

Se dispara en España el Black Friday.

Los datos de Criteo de 2018 muestran cuánto ha crecido el Black Friday. Si bien los países de Europa no celebran el Día de Acción de Gracias, hay un claro aumento en las ventas en toda la región, donde los retailers y las marcas experimentan un aumento significativo en el tráfico y las ventas. España es el país número 12 en el ranking de conectividad. El rango de edad de 25-54 abarca casi la mitad del espectro comercial, con las mujeres copando el sector moda e higiene mientras que los hombres acaparan la electrónica y mobiliario. Eso sí, los hombres compran más, unas tres veces de media al mes y casi siempre lo hacen por la conveniencia del producto.

Por su parte, el Cyber Monday también trajo importantes picos de tráfico y ventas, aunque en un grado ligeramente menor que el Black Friday.

El servicio al cliente es clave.

Brindar excelentes experiencias en cada etapa del viaje del cliente es la mejor manera de hacerse notar, atraer tráfico y obtener ventas esta temporada navideña. Pero cuando finalmente se pone en frente de un cliente, ¿cómo te aseguras de que tenga lo que necesita para evaluar el producto?

Estas fueron las conclusiones del estudio sobre lo que los especialistas en marketing piensan sobre las campañas de consideración, y lo que los clientes dijeron que era más importante para ellos cuando estaban pensando en probar un nuevo producto:

Los marketers adoptan claramente un enfoque múltiple para mantenerse frente a los posibles compradores. Pero el servicio al cliente sigue siendo crítico para la lealtad del cliente. Si alguien puede explicar un producto a los clientes o estar allí justo cuando necesitan la ayuda, eso puede hacer o deshacer una compra.

La experiencia del cliente es un embudo completo y es importante durante todo el año.

Nuestra investigación muestra que los especialistas en marketing todavía están trabajando arduamente para determinar dónde estarán sus próximos clientes, y muchos están ejecutando campañas de conversión en todo, desde redes sociales y búsquedas hasta pantallas de pago. Y tiene sentido: nuestra investigación también muestra que los consumidores están descubriendo nuevos productos a través de una gran variedad de canales diferentes.

Seguramente obtendrá más ventas durante las vacaciones. Pero para que los compradores regresen después de la temporada alta de compras del cuarto trimestre, es importante crear experiencias significativas e hiper relevantes en todo momento. Eso significa todas las cosas obvias (como optimizar su sitio de comercio electrónico y, más específicamente, las páginas de sus productos), y las cosas no tan obvias (como preocuparse por la forma en que los empleados de su tienda tratan a las personas y garantizar que los valores de su marca se expresen en todos los aspectos de tu negocio).

Cuando se puede combinar un gran producto con una excelente experiencia del cliente, se vuelve inolvidable. Y eso es lo que hace que la gente regrese.