Mollie Spilman y la diversidad en Criteo

 

Un café caliente en un día frío de invierno siempre es una buena excusa para escuchar una interesante charla organizada por Women@Criteo con Mollie Spilman, directora de operaciones de Criteo y Elena Gulotta, Account Strategist manager en la oficina de Boston.

Mollie Spilman

 

Durante el evento “Café con Mollie” se destacaron los desafíos a los que se enfrenta una mujer líder y madre trabajadora sin olvidarse de las obligaciones y derechos contraídos a nivel personal y familiar.

Elena Gulotta (EG): “¿Qué soñabas con ser de mayor?”

Mollie Spilman (MS): “Wonder Woman, una súper héroe”.

EG: “¿En el ámbito profesional, a quién admiras? ¿Alguna mujer cuyo liderazgo te llame la atención?”

MS: “Sheryl Sandberg (Facebook). No es la única, pero sí una de las que tengo como referencia. Ha tenido tiempo para hacer muchas cosas. Ha escrito un libro de éxito (Lean In), ha hecho carrera en política y su paso por Facebook no ha pasado desapercibido. Y todo esto ha enriquecido su faceta profesional.

Desde una perspectiva más personal e íntima, ha sabido lidiar con la muerte de su marido y es una gran defensora de los derechos de las mujeres en el entorno laboral. Compagina perfectamente su vida laboral con la de madre soltera, siendo todo un ejemplo para muchas mujeres.

EG: “En este sentido, tú también eres madre trabajadora y en 2015, escribiste un artículo para la revista Quartz en el que diste una serie de consejos para madres trabajadoras o millenials que se plantean ser madres. ¿Podrías detallarnos aquellos consejos?”

MS: “En realidad, no hubo mucha planificación. Una no se levanta y se dice a si misma: ‘voy a ser mamá y voy a ir a la oficina todos los días’. Lo importante es tener claro que el equilibrio debe ser el eje sobre el que pivotar tu vida.

La conciliación no es cuestión de un día, sino de una forma de vida. Hay momentos en los que solo tengo tiempo y pensamiento para mis quehaceres profesionales y otros, en cambio, en donde mi familia absorbe todo mi tiempo. Es imposible repartir el tiempo de forma equitativa todos los días del año. Las cosas solo pasan una vez en la vida y en muchas ocasiones no puedes dejarlas pasar sin más. Intento ser una persona lo más transparente posible con las personas que me rodean y que lo vivan conmigo de una forma natural”.

EG: “Por pura estadística seguro que has estado en reuniones con mucha gente donde solo tú eras mujer. ¿Has necesitado algún extra para sentirte escuchada?”

MS: “Suele suceder eso de que sea la única mujer en la sala de reuniones. De hecho, en mi última compañía era la única mujer, pero no es algo que me preocupe. Me comporto como soy sin atender a otras cuestiones como el género y la etnia. Tengo confianza en mí misma y la timidez no es una característica de mi persona. No creo representar ningún símbolo. Solo soy una ejecutiva que hace su trabajo”.

EG: “El idealizado éxito. ¿Qué es y que listón tiene para las mujeres?”

MS: “Vaya por delante que entiendo el éxito como el fruto de un trabajo colectivo, de un equipo. Para nada creo que sea una facultad exclusivamente individual. En mi opinión, el baremo o el listón que separa el éxito del fracaso es igual para hombres y mujeres. Quizá la diferencia está en que cuando enjuician mi labor siempre añaden esa coletilla: ‘Mollie ha tenido una gran carrera en publicad como mujer’. Casi nunca, y a diferencia de los hombres, dicen “como profesional”.

Me siento ganadora cuando todos los de mi alrededor también lo sienten. Mi formación personal tiene que ver con el trabajo en grupo, con el deporte de equipo, con el ganamos y perdemos todos juntos. No entiendo ese concepto de ‘yo gano, aunque la empresa pierda’”.

Mollie Spilman and Elena Gulotta

EG: “Desde que empezaste en Criteo en 2014, ¿qué progreso has visto en nuestra cultura para promover la diversidad y la inclusión?”

MS: “No era un asunto que estuviese en la agenda de nadie porque no se lo habían planteado. Hasta que un día decidí proponerlo. Necesitábamos más diversidad y otras sensibilidades. La Junta Directiva de Criteo decidió apostar por la inclusión hasta el punto de que la mitad de esa junta acabó por estar representada por mujeres. Desde entonces, el liderazgo ha evolucionado a mejor. Además, hay programas y una consultoría externa que ha estudiado el impacto de este cambio de política. Ahora, en todas las direcciones, departamentos y estratos de la compañía las mujeres se mueven en el sentido correcto”.