Caso práctico en el que seguro te reconoces: alguien de tu entorno dice que le encantaría volver a jugar, por ejemplo, al parchís. Sin dudarlo acudes rápidamente al store online (Apple Store y Google Play los principales) de tu smartphone y en la ventana de búsqueda tecleas la palabra “parchís”. De inmediato aparece en la pantalla un montón de apps clasificadas que permiten descargar el juego. Pero, ¿por qué una app está antes que otra? ¿Qué criterio se sigue para mostrar o esconder todas esas aplicaciones que en esencia ofrecen básicamente lo mismo, en este caso el juego del parchís?

La respuesta tiene un nombre, o mejor dicho, unas siglas: ASO (App Store Optimization).

ASO es un concepto conocido pero no demasiado estudiado en el entorno del marketing digital. Si en el mundo de los sitios webs hay una pelea encarnizada, incluso con dinero de por medio, para ubicarse en los lugares privilegiados del motor del buscador, con las apps, que ya superan en volumen de publicidad a los desktops, empieza a ocurrir lo mismo.

Dos tipos de factores a considerar

Simplificando encontraremos dos tipos de factores que colocarán a nuestra app en un puesto relevante en la lupa de los que buscan.

El On-Metadata tiene que ver con el nombre, el icono, el desarrollador y todo aquello que entre por nuestros ojos y que convierta a la app en atractiva para ser descargada en detrimento de otras. Si cuidamos keywords, imágenes, pantallazos y descripciones seremos un producto bien posicionado.

Respecto al llamado Off-Metadata, consideraremos el ratio tanto de instalaciones como desinstalaciones. Si es importante que los usuarios descarguen tu app (para ello siempre contribuirán recursos como notas prensa, influencers, social media…) también es vital que evitemos, en la medida de lo posible, que las borren de sus smartphones, y muchas veces se consigue gracias a las buenas valoraciones y recomendaciones de otros miembros de la comunidad de la app, entre otras cosas porque los algoritmos de posicionamiento tienen muy en cuenta las famosas estrellas de valoración.

Sembrar para recoger

Como todo en la vida, al menos en el ámbito del marketing digital, no se teclean cuatro palabras clave y se obtienen resultados al segundo. La estrategia alrededor de las apps y su posicionamiento ASO en los canales de búsqueda requiere de una inversión y un tiempo prudente. Noelia Leiro, reputada especialista en App Marketing, considera que los primeros brotes verdes comienzan a vislumbrarse a partir de los tres meses y con una modesta inversión.

ASO es una carrera de fondo, las valoraciones hay que regarlas todos los días, los errores hay que resolverlos cuantos antes y las actualizaciones tienen que ser constantes. Mimando el producto los números comenzarán a salir y cobrará sentido el análisis sesudo por elegir todas esas categorías de tu app (nombre, keywords, iconos…) para atraer a los usuarios.

Convierte los objetivos en resultados.

¿Quieres aumentar el tráfico? ¿Potenciar las ventas? ¿Lograr más instalaciones de tu app? Criteo tiene soluciones para una gran variedad de objetivos empresariales.