Septiembre 18, 2018
Compartir

Claves para un plan estratégico exitoso en ecommerce

 

Es una certeza que el ecommerce en sí mismo es solo una herramienta, pero es fundamental tener un plan estratégico de ecommerce ya que, con una buena ejecución, es la herramienta más poderosa para hacer triunfar tu negocio. Son afirmaciones complementarias que nunca deberían olvidar todos aquellos que quieran convertirse en emprendedores en el mundo empresarial.

El mero hecho de diseñar una web y poner un catálogo de productos a disposición del mercado no es sinónimo de éxito. Hacerlo con una estrategia así como cuidando y potenciando determinados aspectos, sí te ayuda a conseguirlo.

En estos tiempos cada vez más digitales, donde el uso del smartphone acapara unas

cuantas horas de nuestro día a día, es necesario tener claras las claves para realizar un plan estratégico exitoso en ecommerce.

Encuentra tu target

Lo primero y más importante en un plan estratégico en ecommerce es localizar tu target. Tengo claro lo que vendo, pero no cómo lo vendo porque no sé a quién vendérselo. Todos soñamos con la utopía de alcanzar a todo el mundo, pero la realidad nos dice que los clientes verdaderos son bastantes menos que los clientes potenciales. Localizarlos y segmentarlos es definitivo para encontrar el mensaje y la estrategia de marketing que haga que nuestro producto se venda con facilidad.

Optimiza la experiencia de compra

Dentro del plan estratégico en ecommerce es muy importante mejorar la experiencia de compra. Hoy en día, te muevas en el sector que te muevas, vas a encontrar una competencia feroz. Precios similares y calidades iguales o incluso mejores que la tuya. Convertir ese proceso de compra en una experiencia satisfactoria y que invite a repetir es obligatorio para decantar la balanza. ¿Cómo se logra?

Pues despertando los sentidos, diseñando de forma atractiva un sitio web que sea

manejable, predictivo, que entre por los ojos. Es por ello que las imágenes cobran un papel relevante. Bien sea en formato fotográfico o en video. Lo visual tiene un peso mayor que cualquier otro argumento.

Un modelo de negocio definido

Los pros y contras del modelo de negocio deben estar claros y bien dimensionados. En función de nuestra personalidad, más optimista o pesimista, tendemos a engordar esas virtudes o defectos de lo que hacemos y distorsionamos la realidad.

Por ejemplo, es difícil compaginar en el mismo negocio un modelo B2B con uno B2C ya que las exigencias y necesidades de quienes nos compran suelen ser muy diferentes. No podemos olvidarnos de los móviles y, en consecuencia, de un diseño responsivo. Webs que se diseñan pensando en desktops y que se adaptan al consumo en smartphone.

Pronto dejará de ser así. La tendencia sugiere que será al revés. Pero sea como fuere, una tienda online que no pueda abrirse y manejarse en la palma de la mano es equivalente a un fiasco.

Ayuda a los usuarios

Aunque lo hagas todo muy bien es inevitable que surjan problemas, dudas, consultas por parte de los clientes necesitados de una respuesta. Una atención al cliente óptima eleva tu negocio a un nivel de excelencia imbatible. Piensa que, aunque seas propietario de un negocio eres cliente de otros. Y seguro que te agrada recibir un trato correcto. Lo que quieras para ti quiérelo para los demás. Un cliente contento y atendido es un cliente fidelizado.

Por ejemplo, para ti quieres y por eso debes pensar en los demás, un packaging atractivo y novedoso. La primera impresión cuenta mucho y el hecho de que el cliente lo perciba con buenos ojos ya es un avance cualitativo. Algo así como la presentación de un plato en un restaurante. Obviamente el sabor es lo importante, pero que el plato llegue bonito y limpio a la mesa es de agradecer.

Dos últimas cuestiones son vitales para que el ecommerce sea esa herramienta poderosa que te haga ser un emprendedor de éxito. Por un lado, la seguridad en los pagos. Hay pocas cosas peores que tener la sensación de que esa compra acaba siendo un timo. Que el método de pago ofrece dudas. Que el número de tu cuenta corriente puede acabar en manos inapropiadas. Ofrecer distintas modalidades y a cada cual más segura facilita las compras de los clientes que a su vez generarán un ROI más elevado gracias al email marketing con publicidad, cupones…

En definitiva, es un error pensar que cualquier cosa puede ponerse de cualquier manera a la venta solo por el hecho de hacerlo a través de Internet. Un plan estratégico en ecommerce es efectivo si cuenta con unos presupuestos económicos asumibles, con máxima atención a las oportunidades y poniendo el acento en estas consideraciones para que, efectivamente, las bondades de este tipo de comercio se hagan realidad.