Marzo 20, 2018
Compartir

El marketing experiencial puede ser tu mayor aliado

 

Tener una buena estrategia de marketing, una publicidad atractiva o un plan de branding bien definido son acciones obligatorias para que marcas y retailers tengan éxito en sus ventas, pero el marketing experiencial va un paso más allá. No debemos olvidar que los consumidores reciben información a través de los cinco sentidos y que la relación entre la emoción y la compra nunca había sido tan evidente como ahora.

Se ha demostrado que los consumidores están más predispuestos a la compra cuando se ha despertado una emoción o sentimiento interno que motiva su decisión final. Por su parte, el neuromarketing ya nos ha dado varias claves para comprender la mente del consumidor e influir en ella a través de aspectos más experienciales como emociones, colores, olores o sonidos.

Así, resulta fundamental comprender que el consumidor no quiere más información, quiere nuevas experiencias. Pero ¿cómo conseguimos hacer una buena estrategia de marketing experiencial? A continuación, dejamos cinco consejos para que vuestra campaña, además de tener éxito, permanezca en la memoria.

5 consejos para sacar el mayor partido a tu estrategia de marketing experiencial

Deja de ser un desconocido: Haz que tus clientes se familiaricen con las experiencias vividas con la marca. Solo así querrán repetirlas y las recordarán como algo personal y no invasivo. Además, esto te permitirá generar un vínculo mayor con el consumidor, diferenciándote entre la multitud.

Aporta un valor añadido: Trata de llegar más allá y de superar las expectativas que tienen puestas en tu marca. La sociedad está en constante crecimiento y cada vez surgen nuevas necesidades por lo que debes adaptarte y dar servicio a estas necesidades mejor y antes de que lo hagan otros.

Hazlo tuyo y hazlo suyo: Busca algo que te defina y que satisfaga su necesidad. Aprovecha toda la información que tienes sobre tus clientes y desarrolla estrategias de marketing experiencial personalizadas. Además, es importante considerar que conseguir un comprador nuevo es mucho más caro que mantener a un cliente actual y, si ya tienes su data, juegas con ventaja en la personalización.

Interacción: Es importante que los clientes tengan la posibilidad de interactuar con la marca y que la experiencia planteada los involucre en tu universo. Hacer un seguimiento posterior de las vivencias produce un feedback que será tu indicador de éxito ideal.

La experiencia cross-device: Hoy en día tanto el consumidor como la marca utilizan prácticamente todos los canales disponibles (smartphone, tablets y desktop) antes de finalizar su compra. Por lo que nuestro marketing experiencial debe ser multicanal para que llegue a un mayor número de personas.

La pregunta es ¿por qué ahora el marketing se está fijando en la neurociencia? En los últimos años, los avances tecnológicos y el análisis de datos han dado paso a un nuevo marketing. Las cookies han creado una huella digital que permite que las marcas accedan en tiempo real a datos de navegación y conozcan los hábitos de compra de cada consumidor. La saturación publicitaria ha dado lugar a experiencias online mucho más personalizadas para los consumidores, que permanecerán en la memoria si despiertan alguna emoción o sentimiento.

Elsa Bahamonde ha reforzado la importancia del neuromarketing y ha afirmado que “la mente es una herramienta fascinante y conocer lo que impulsa la toma de decisiones en los humanos es algo que seguirá desvelando a más de un publicista por la noche, tanto si entendemos cómo funciona nuestro cerebro como si no.”