Octubre 26, 2018
Compartir

La IA aplicada a la publicidad y el marketing

 

Que la Inteligencia Artificial (IA) forma parte de nuestras vidas desde hace mucho tiempo es una evidencia que ya nadie rebate, por lo que su aplicación en distintos sectores económicos (entre ellos publicidad y marketing) era un paso lógico.

Hace casi un siglo, en Estados Unidos se realizaron los primeros simulacros de esta tecnología que no fue bautizada como tal hasta la década de los 50. En esencia, la IA no es más que un conjunto de tareas y tecnologías bien combinadas que realizan labores que normalmente se desempeñan gracias a la inteligencia humana.

Su primera gran aplicación, al menos la más mediática, nos remonta hasta finales de los 90, cuando una supercomputadora, a la que bautizaron como Deep Blue, fue capaz de derrotar en una partida de ajedrez al legendario campeón Gary Kasparov.

Fue probablemente la primera gran demostración del universo infinito de posibilidades que se abrían desarrollando esta innovación.

Cambios en el mundo del marketing

La robótica y su implementación en el sector industrial supuso el primer escalón superado por la IA en este tránsito por nuestras vidas. Las fábricas cambiaron su manera de funcionar y el factor humano tuvo que adaptarse al nuevo entorno.

La productividad aumentó de tal manera que fueron muchos los que pensaron que ese fenómeno podría producirse en otros ámbitos. Y, en efecto, los marketers de hoy en día ya no pueden trabajar sin contar con la IA. Cualquier estudio serio pondera un incremento notabilísimo de inversión en este campo (Forrester apunta un aumento de hasta un 300%).

Las nuevas tecnologías se aplican sin disimulo en cualquier estrategia de marketing global que se precie gracias a complejos algoritmos que determinan la toma de decisiones. En estos tiempos donde las emociones, percepciones y sentimientos cobran tanta importancia en las relaciones con los consumidores, la tendencia en este terreno pasa por anticipar y crear precisamente esas necesidades.

Nuestra navegación a través de Internet deja un reguero de cookies con un montón de información que nos define. En tiempo real es gestionada (por ejemplo, con un chatbot) de tal manera que se convierte en un elemento clave para la monetización de los artículos que buscamos.

Formas para cambiar las estrategias de marketing gracias a la IA

Reconocimiento de voz, generación de lenguaje, agentes virtuales, machine learning y análisis de texto y procesamiento de lenguaje natural. Son en esencia cinco tecnologías que bien combinadas arrojan un resultado perfecto para perfeccionar cualquier estrategia publicitaria o de marketing.

Con ellas se consiguen cuatro aspectos elementales para alcanzar el éxito de ventas que buscamos:

  • Conoces tu target.
  • Ofreces exactamente lo que interesa.
  • Facilitas los procesos de ventas.
  • Asumes los procedimientos rutinarios (información y documentación)

Por si fuera poco, el impacto genera una serie de ventajas a la hora de diseñar el plan de marketing planificado:

  • Uso de datos ocultos y desconocidos sobre los productos que permiten una mejor toma de decisiones. (Rastreo de la Deep Web)
  • Aumento de la eficiencia agilizando procesos de usabilidad y testing globales (comprensión del funcionamiento en cada cultura)
  • Mejora de la seguridad manteniendo protegidos los datos y las aplicaciones. (Las amenazas de hackeos y sabotajes están a la orden del día)
  • Experiencia personalizada al proporcionar contenido adecuado en el momento oportuno. (Uso de chatbots, analistas de datos, asistentes personales…)
  • Aumento de la eficacia de la publicidad digital y perfeccionamiento de la experiencia del consumidor.

De este modo, se abarata y agiliza el proceso. Se conocen gustos, deseos y expectativas lo que permite realizar la oferta adecuada, en el momento adecuado e incluso a través de la plataforma adecuada dado que todos formamos parte de un entorno multicanal.

Esa personalización se está intentando llevar un poco más allá. Los investigadores trabajan en respuestas lo más emocionales posibles. Aquellas que dificulten al máximo diferenciar cuando son respuestas artificiales o humanas.

Todo son beneficios. Aumento del tráfico web, mayor difusión, generación de contenido, optimización SEO o inbound marketing forman parte de una larga lista de ventajas que nos ofrece la aplicación de la IA al marketing y la publicidad.