Noviembre 1, 2018
Compartir

La importancia de los datos aplicados al marketing

 

En el mundo del marketing, donde existen demasiados elementos subjetivos, hay un punto que no admite debate: la importancia de los datos. Lo medible no es opinable. La innovación, la personalización y cualquier estrategia comercial que se precie pasa ineludiblemente por el uso de los datos aplicados al marketing.

Al establecer una estrategia de marketing, los datos nos dicen todo lo que necesitamos saber: quiénes son nuestros clientes, qué hacen en nuestro sitio web, qué productos les interesan y durante cuánto tiempo mantienen su vínculo con nosotros.

Tanto los colosos empresariales como el pequeño retailer se rinde al procesamiento de datos. El que no es capaz de conseguirlos por sí mismo recurre a la alianza tecnológica con quien puede facilitárselos e interpretarlos. Es lo que conocemos como democratización de los datos.

Este proceso tiene que ver con el crecimiento de todo el proceso tanto en volumen como en velocidad, así como la manejabilidad y simplicidad de las nuevas herramientas que hacen más asequibles las interacciones con los clientes potenciales.

Si esta situación está al alcance de cualquiera, ¿cuál es el factor diferencial que impulse y dé ventaja a una empresa respecto a otra?

Distintos informes y sondeos entre marketers entienden que se necesita de una acción global que incluya publicidad, marketing e interacciones con los medios. De manera abrumadora, los marketers ven la ventaja competitiva como algo que está impulsado por una mejor comprensión de los clientes, y un despliegue informado de los canales de los medios y las tecnologías que impulsan el compromiso con los mismos.

El obstáculo más importante asociado con el logro de la concentración de datos parece ser una brecha de talento en toda la industria, particularmente con respecto a las habilidades analíticas asociadas con el modelado, segmentación y atribución de datos. Son realmente pocos los que están seguros de que sus organizaciones cuentan con la experiencia, las habilidades y la experiencia adecuadas para obtener el valor de los datos aplicados al marketing. Y esto es importante porque el análisis de los datos es la clave.

Para evitar estos conflictos, según se apunta en distintos informes de Winterberry Group, desde hace un par de años ya circula una corriente de trabajo para todos aquellos que basan su modelo de negocio en el data centric business, con el que se consigue mejorar la comprensión de como son los datos y las soluciones basadas en datos, transformando la forma en que se practica la publicidad y el marketing; actualizando la perspectiva sobre los roles que desempeñan las personas, las plataformas tecnológica y los procesos organizativos para respaldar la transformación empresarial.